Viaje al fin de la noche (madrileña)

Madrid.

Desde que supe de su existencia, he sido partidario del decrecimiento. Me gusta incluso como suena en francés, décroissance, pronunciado a la perfección por su más conocido defensor, Serge Latouche. Decrecimiento, decrecimiento, ¿no es esto en definitiva en lo que andamos metidos? Hay que reconocer, eso sí, que antes resultaba una idea mucho más atractiva. El decrecimiento ha dejado de ser un movimiento bienintencionado para convertirse (para nuestra desgracia) en el único horizonte posible.

Parece ser que mientras algunas ciudades siguen creciendo a ritmo desmesurado (tres de las diez primeras en Turquía, por cierto), hay otras en las que se produce el movimiento contrario. Para mi sorpresa, entre las diez urbes que más se están desinflando en el mundo se encuentran, además de Atenas, Lisboa o Nápoles, también Valencia, Sevilla, Madrid y Barcelona (que, en la crisis económica como en el fútbol, supera también a la capital).

Hace una semana andaba por la Plaza de España de Madrid cuando la sensación espectral del decrecimiento (o de la recesión, para hablar en términos económicos) se me presentó de golpe. Era un frío martes por la noche y, tal vez porque hacía mucho tiempo que no pasaba por ahí, me pareció que algo había cambiado en ella. Es verdad que aquella plaza enorme nunca me pareció la más bonita de la ciudad (basta mirar las horrorosas esculturas del Quijote y Sancho Panza que la decoran para comprobarlo), pero la otra noche parecía que la oscuridad en la que de costumbre se refugian los mendigos y los jóvenes de botellón se había hecho fuerte. Que era tan profunda y negra que hasta repelía la luz de las farolas.

La sensación que producía la plaza era la de ser demasiado grande y no tener función ninguna, tal vez la de ser un espacio abandonado al margen de la ciudad. En parte esta impresión puede ser provoca por el hecho de que el voluminoso Edificio España que la preside permanece completamente vacío a la espera de una renovación que parece no llegar nunca. Pero no solo por esto. La Torre de Madrid, que al parecer llegó a ser la construcción más alta de España y hasta de Europa en sus buenos tiempos, tenía casi todas sus luces apagadas a pesar de estar destinada en gran parte a viviendas. Frente a ella, en unos edificios que en mis años de universidad lucían enormes carteles de Telefónica, se veían las pintadas que habían dejado unos okupas antes de que la policía los desalojase.

No sé si para la gente que vive en Madrid este tipo de cambios son o no perceptibles. Es posible que se produzcan tan lentamente y entre tantos otros sucesos desafortunados que apenas llamen su atención. En mi caso, viajero en la ciudad a la que hace unos años yo también pertenecía, estos vacíos repentinos del tejido urbano me dejan perplejo o acongojado.

Algún teórico del decrecimiento ha dicho, quizá también en francés, que tenemos que decrecer nosotros por nuestra propia voluntad antes de que ‘el sistema’ (signifique esto lo que pueda significar) nos obligue a hacerlo a la fuerza. Yo creo que tiene razón. Nada de lo que nos rodea resulta sostenible, ni siquiera nuestros pensamientos. De lo que no estoy del todo seguro de que podamos cambiar solo con nuestro deseo de hacerlo. Lo más posible es que todo esto se nos venga encima, si no lo ha hecho ya, que tengamos que habituarnos a vivir en una urbe que va vaciándose al ritmo que pierde empuje en los mercados internacionales. Sobrevivir más bien entre edificios abandonados y plazas sombrías; en una ciudad que se ha adelgazado hasta llegar a ser únicamente su carcasa.

Madrid.

Las fotos de Madrid abandonado son del fotógrafo madrileño Sergio Escalante del Valle.

¿Dónde está este lugar?

Anuncios


Categorías:Uncategorized

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

yosoytuprofe.wordpress.com/

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: