Irak: la semilla del odio

Iraq Violence

El ataque de febrero de 2016 a la mezquita chií de Al- Askara (Samarra, Irak) fue posiblemente el inicio del enfrentamiento sectario y de la guerra civil en Irak.

“No había protección posible en Bagdad, pero sí había ciertos hábitos que permitían pasar desapercibida: desde finales de 2004 vestía exclusivamente con abaya y hiyab iraquíes, usaba zapatos y bolso iraquíes Yaroub y Jalil solían recibirme con una bolsa de ropa de sus mujeres, nueva a pesa de mis rabietas: prefería ropa vieja y gastada y había renunciado a salir del hotel con el teléfono satélite, con tarjetas de identidad e incluso con gafas de sol para evitar despertar sospechas en los omnipresentes puestos de control, donde los efectos personales eran examinados. Cualquier cosa delataba la presencia de la occidental “incluso tus andares, andas como una occidental”, me lanzó un día Yaroub rompiendo todos mis esquemas, pero la principal baza era el factor sorpresa: nadie esperaba a una periodista extranjera y, además, siempre iba acompañada de dos guardianes. El papel secundario de la mujer en la cultura árabe solía desvíar la atención hacia ellos, cosa que, pese a irritarme hasta el extremo, en el fondo me beneficiaba. Al igual que Javier, acordábamos las entrevistas como si las fueran a realizar mis dos colaboradores: cuando acudíamos, me presentaban como la esposa de uno de ellos y la prima del otro: solo desvelaba mi identidad delante del entrevistado una vez que estábamos solos, con la certeza de que cuantas menos personas supieran de mi presencia más complicado sería organizar un eventual secuestro. En los casos de los clérigos, la sorpresa era la mejor baza para hacerles hablar; les costaba dar crédito a la presencia del periodista en persona. Los políticos solían enfadarse por el alto riesgo y los iraquíes de a pie agradecían con regalos y hospitalidad que alguien se preocupase por ellos hasta el punto de viajar a Bagdad para conocer de primera mano lo que estaba pasando.”

Mónica G. Prieto

La semilla del odio (Debate, Barcelona. 2017)

MDL_IRAQ_WAR010-1600x1043

No imagino profesión más fascinante e ingrata que la de reportero. A veces obviamos que alguien tiene que ir al centro del conflicto y arriesgar su vida para contarnos lo que está pasando. (Fotografía de Marco di Lauro. Irak, 2003)

Anuncios


Categorías:Irak, Lo que leo, Oriente Medio

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

ZONA DE IMPACTO

Por Gemma Rodríguez Betrián - INTERNACIONAL: espacio para la actualidad internacional y social con las voces de sus protagonistas.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

yosoytuprofe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

A %d blogueros les gusta esto: