Lugares

Continentes, países, regiones, ciudades y pueblos que conozco.

La conjura Jesuita de Alcalá de Henares

Esta mañana he descubierto que muchos historiadores tienen una fuerte vocación literaria y que a veces es difícil distinguir la realidad de la ficción. Yo reproduzco lo escuchado en una seria conferencia del Museo de América con la ilusión de que sea cierto.

Seguramente no conozcan al protagonista de esta historia, Inca Melchor Carlos Inga, aunque tal vez si hayan oído alguna vez el nombre de su bisabuelo, Huayna Capac. Este último fue Inca del Perú antes de que existiera en los mapas algún país llamado así, antes de que los Pizarro y de Almagro destruyesen el Tawantinsuyo y el Cuzco dejase de ser el ombligo del mundo…

Anuncios

El libro negro

Estuve en Estambul hace pocos meses, pero llevo tiempo recordándola gracias a una inquietante (y larga) novela de Orhan Pamuk: el libro negro. En él, un abogado busca la pista de su mujer y de su tío Çelal, que han desaparecido (seguramente juntos), en la ciudad llena de símbolos. Son precisamente éstos los únicos que pueden ayudarle a encontrarlo, pero entre otros secretos, los rostros turcos (y las letras que los componen) esconden detalles sobre su cultura, pequeñas historias tejidas en libros y artículos del periódico o en los barrios y calles de un Estambul cubierto por la nieve

días de verano

Todos viajan y en Madrid sólo se quedan los turistas y los inmigrantes. Yo también, que no sé en cual de los dos apartados he de catalogarme. Sigo como siempre: solo, extraño, decido a llegar una vez más hasta el… Leer más ›

Los Argonautas

Rutas olvidadas, aventuras del pasado, ¿cómo era el Mediterráneo cuando los dioses griegos vivían en él? Leemos para viajar, viajamos para salir de casa y conocer el lugar del que nacimos o, lo que es lo mismo, el mar que recorrió Jasón y la nave Argo, un Mediterráneo azul claro en el que zambullirnos junto a antiguos dioses y seres mitológicos (cómo se nota que empieza a hacer calor en Madrid…)

Persépolis

En cuando ves en la portada de Persépolis a la pobre Mirje con el pelo tapado, ya imaginas que la historia va de penas y de integrismos, de mujeres que quieren llegar a algo y una férrea sociedad islámica que les impide abrirse paso. En realidad ninguna de estas impresiones se ven defraudadas. Como un buen libro de viajes, Persépolis nos acerca a una cultura completamente diferente, en este caso la iraní de los últimos treinta años. Da igual que se cuente en un estilo algo simple