invierno

inventario de lugares sirios

Un campo que sólo produce piedras. Pueblos pedregosos donde las casas se confunden con las ruinas. Niños cultivando la tierra con arados del siglo pasado. Hombres que caminan por terribles extensiones de vacío o fuman en las cunetas como si esperaran algo.
Calles atestadas de taxis, de humo, de neblina. Calles sin semáforos donde las mujeres, bultos negros, cruzan sin mirar…

de un país en ruinas

En las fotos que tomamos de Siria se suceden las ruinas del monasterio de San Simeón y la poética ciudad abandonada de Serjilla, la via porticada de Apamea y el impresionante castillo de Krak des chevaliers. Al verlas me parece caminar por un país solitario y destruido. Pero es que incluso la abarrotada Aleppo, la segunda ciudad más importante del país, parece inacabada, suspendida en un tiempo tan alejado del presente como del pasado…

Postal desde Madrid

En Madrid el cielo domina los aspectos más insignificantes de la vida (la longitud de los suspiros, el ángulo de las calles, el intervalo que separa un latido y otro del semáforo.) Todo es recto y uniforme, muy blanco, muy limpio. Al atardecer no hay niebla, sólo un frío seco que reseca la garganta.