Fotos de mis veinte años

Desde hace años me acompaña allá donde voy una foto de Ollantaytambo, unas ruinas Incas que se encuentran muy cerca del Cuzco. Aunque estoy acostumbrado a verla cada día, me sigue impresionando como las firmes rocas se unen entre sí de una manera tan blanda. Se trata de un dibujo abstracto, un lugar plano, inexistente, el símbolo de algo que no soy capaz de explicar. Al tratar de hacerlo me vienen a la cabeza algunas palabras (viaje, escritura, memoria… las de siempre) insuficientes sin duda para hablar de una foto que contiene muchas fotos. Además, desde que he perdido la memoria distinguir lo real de lo imaginario es aún más difícil, ¿estuve realmente en un lugar así o me lo he inventado?No, no estoy delirando. Aunque ya no tengo veinte años no soy tan viejo como para tener Alzeimer y ni siquiera los porros han acabado con mi buena memoria. No es eso lo que me pasa. En realidad mis recuerdos comenzaron a perderse hace bien poco, cuando mi padre los tiró a la basura con la inocencia e irresponsabilidad que le caracterizan. Hablo metafóricamente, por supuesto. Lo que tiró no eran propiamente mis recuerdos sino era una caja en la que guardaba desde hace años fotos, cartas, diarios, dibujos… De esta pérdida procede todo este arranque poético dedicado a Ollantaytambo, seguramente un poco exagerado si no tenemos en cuenta que es una de las pocas fotos que conservo del viaje que hice al Perú. Las ruinas incas se transforman en algo más, en una parte de mi vida, en algunas historias, en todo un país.

Imagino que lo primero que os vendrá a la cabeza es lo mismo que he estado pensando yo desde que supe la noticia: que soy un estúpido y mi padre un sexagenario incompetente. Y aunque todo esto es cierto, me obligo a ver las cosas de forma positiva si no quiero deprimirme. Al menos he aprendido que no se debe dar nada por supuesto, que ni siquiera escribir con grandes letras “NO TIRAR” sobre una caja de recuerdos evita que estos acaben en la basura. Aunque lo mejor que puedo sacar de todo esto es que la pérdida me tal vez me ayude a (re)escribir mis recuerdos. Son muchos los lugares que recorrí en los últimos diez años, muchas fotos que nunca volveré a ver, pero tal vez pueda dibujar algunas que guardo en mi memoria.

En esta foto, por ejemplo, estoy en Ollantaytambo. Hay bastantes turistas pero yo me aparto de ellos y me quedo en la parte baja de la ciudad. No me quiero marchar de allí y por eso camino entre las rocas que hace siglos conformaron (¿quién sabe?) templos o murallas. Coloco la cámara sobre una de estas rocas, me pongo el gorrito peruano que compré en el Cuzco y tiro unas hojas de coca y sobre las rocas. Por un instante me siento una mezcla entre chamán y Manu Chao o, lo que es lo mismo, un Manu Chamán. Qué estúpido soy. Me enternezco.

La foto de las rocas (y la foto de la foto) es mía. Sin embargo, mi foto en Ollantaytambo es de tulelé

¿Dónde está este lugar?

Anuncios


Categorías:América Latina, Perú

Etiquetas:, , ,

3 respuestas

  1. Para mí es un problema acumular recuerdos. Lo solía hacer compulsivamente, pero cuando te empiezas a mover, no queda otro remedio que dejar cosas atrás. Y nunca fui de los que conservan fotos. Ahora sí, en formato digital, pero siempre cabe la posibilidad de que un aparato cualquiera decida quedarse sin memoria. Y si eso pasa, poco se puede hacer. Como tal lo acepto y procuro no darle más vueltas. Cuaderno en blanco y volver a empezar.

  2. Ah que viaje! Todavía recuerdo a la abuelita subiendo el angosto camino en la ladera del cañon del Colca. Increible proeza, cuando a mi ya me costó bajarlo lo suyo. Supongo que habrá pasado a mejor vida, de verdad. Tengo todas las fotos de ese viaje guardadas, hay un par que están muy bien, sobre todo en las que sales tú (será que eres fotogénico o será gracias al fotógrafo). Sea como fuere ahí están. Cuando quieras te las mando. Un abrazo compañero de viajes (y algo más…)

  3. Perú lindo, es que si ya te contagiaste, nunca te vas a librar de él. Has escuchado algo de un tal Iwasaki Cauti? Lo quiero leer ahora, es mi pedido para Navidad.Un abrazo, espero que con sabor a Perú. Nadja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía.

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: