Asjabad

Anochece en Asjabad. El monumento más alto está dedicado (menuda desfachatez) a la constitución.

Anochece en Asjabad. El monumento más alto está dedicado (menuda desfachatez) a la constitución.

Cuando un turista cualquiera se pone a pasear por Asjabad, la capital de ese país raruno y desértico que es Turkmenistán, se sentirá, incluso si camina apenas unas cuadras, repentinamente agobiado. Sobre todo si son las tres de la tarde, como me pasó a mí, pero aunque el termómetro no supere los cuarenta grados, algo que alguna vez debe de suceder, las colosales proporciones de las avenidas, los parques, los edificios de mármol y los monumentos serán más que suficientes para dejarle exhausto.

Porque en Asjabad, la ciudad del amor, puedes recorrer kilómetros sin que un bar, un restaurante o un puesto de helados asome entre sus edificios blanquísimos, impolutos todos. Por otra parte, además de las señoras que, ataviadas con coloridos vestidos, esperan el autobús en paradas con televisión y aire acondicionado, es posible que el turista en tránsito no encuentre a mucha otra gente. Solo a policías que le prohiben ir por aquí o por allá (tal vez cruzar una amplia avenida sin coches o acercarse a doscientos metros de cualquier edificio oficial) o a trabajadoras que, tapadísimas para esquivar al sol del medio día, arreglan los siempre verdes jardines. De esta manera, cruzarse con alguien que pueda entender tu angustia es de lo más improbable.

Por las noches, y eso que las temperaturas bajan un poco, las cosas se ponen incluso peor. Mientras las grandes avenidas del centro siguen vacías, los edificios oficiales y los numerosos monumentos se iluminan con los más modernos y coloridos LED. Es un extraño espectáculo este, y muy difícil de desentrañar para un extranjero. Sobre todo porque, en una capital donde todo cierra a las once, no hay nadie a quien preguntar sobre el significado de tan arbitraria mezcla de formas y colores. Como si se tratase de un sueño, recuerdo enormes televisiones que, en parques tan vacíos como bien regados, retransmitían partidos de baloncesto. Es una imagen que aún me produce escalofríos y no os miento si os digo que me gustaría olvidarla para siempre. Asjabat, Turkmenistán. Hacedme caso: no se os ha perdido nada por allí.

Caballos dorados, otro bello monumento.

Caballos dorados, otro bello monumento.

(Creo que es necesario hablaros, aunque sea entre parentesis, del promotor de este delirio, el expresidente Saparmurat Niyazob (1940/2006), también conocido como Turkmenbasi o cabeza de los turcomanos. Este hombre, gracias al gas que el desértico Turkmenistán parece tener en cantidad y a un férreo control político heredado de la URRS, pudo hacer realidad sus más descabelladas ocurrencias. No solo obligó a todos los turkmenos a leer su autobiografía (Ruhnama, un libro que, según su opinión, era más importante que el Corán) sino que cambió los nombres de los días de la semana y de los meses (abril se llamaba Gurbansoltan, como su madre). También obligó a los turcomanos a no fumar en público cuando él dejó el tabaco y, un buen día, decidió que no podían llevar ni bigote ni pelo largo ni escuchar en bodas o cumpleaños música que no fuera tocada en directo. Debe ser aterrador, pero también fascinante, tener tanto poder como para que un país entero cumpla todos tus caprichos. Si yo fuera el presidente de una república así (una un poco menos desértica y calurosa, a ser posible), obligaría a todos mis súbditos, sin importar su sexo, edad o condición, a hacer musculación como mínimos tres veces a la semana y, también, a corear mi nombre acompañado de atributos excelsos a horas aleatorias del día. Las mujeres en lactancia deberían llevar una cresta rubia y levantaría monumentos a mis grupos favoritos de la movida madrileña por toda la ciudad. Y creo que ya está, aunque cualquier otra cosa se me iría ocurriendo. Seguro).

Aunque en esta foto se pierde en el dorado, muchas de las estatuas de Niyazov tienen una capa a lo superheroe bastante curiosa de ver.

Aunque en esta foto se confunde con tanto dorado, muchas de las estatuas de Niyazov tienen una capa a lo superhéroe de lo más curiosa.

Anuncios


Categorías:Asia Central, Turkmenistán

Etiquetas:, , ,

11 respuestas

  1. ¡Wao! Leo tu artículo y pienso dos cosas: 1) Y yo que pensaba que en Venezuela teníamos un gobierno dictatorial. 2) ¿Y cómo fuiste a para allí? Saludos desde Caracas

    • Nunca he estado en Venezuela, pero casi seguro que Turkmenistan es peor. Al menos alli teneis selva y playa. Las unicas formas de ir alli son con un guia oficial al que tienes que pagar el hotel, el transporte y las comidas, o con una visa de transito si tienes ya el visado de los otros paises. Eso es lo que hice yo, pero solo puedes quedarte en el pais 5 dias.

  2. Si leer el artículo ya produce inquietud, me imagino perfectamente lo que se debe sentir allí. No, no viajaré allí. Por cierto ¿porqué una cresta las mujeres? Un saludo desde Galicia.

    • Lo de la cresta es una ocurrencia cualquiera. Ser dictador te da esas libertades, obligar a la gente a hacer cosas ridiculas por tu simple deseo. No es maravilloso? 😉

  3. Oye Chevi ¿y hay tiendas de souvenirs? lo digo porque me encantaría conseguir una bola de esas con nieve y el monumento de los caballos dorados

    • No he visto un pais menos turistico que este. No vi ninguna tienda de recuerdos. Y lo de la bola con nieve… Me pega mas una bola con arena del desierto. Un beso Carmina!

  4. Ya me hablaron de que Turkmenistán era un país un tanto extraño, lo que no sabía es que podía llegar a estos niveles de surrealismo.

  5. Qué artículo más desconcertante… después de leerlo con atención no sé ni qué decir :S

  6. Que gran personaje este Nizayob. Tendré que ver el documental Shadows of Ruhnama.
    Hubieramos echado un buen rato imaginando leyes insostenibles o algún remake de amanece que no es poco ahí al caloret.
    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía.

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: