Los Argonautas

Rutas olvidadas, aventuras del pasado, ¿cómo era el Mediterráneo cuando los dioses griegos vivían en él? Leemos para viajar, viajamos para salir de casa y conocer el lugar del que nacimos o, lo que es lo mismo, el mar que recorrió Jasón y la nave Argo, un Mediterráneo azul claro en el que zambullirnos junto a antiguos dioses y seres mitológicos (cómo se nota que empieza a hacer calor en Madrid…)
Pero empecemos por el principio, el origen del mito de los argonautas. Se trata de una narración tan antigua como la guerra de Troya, y ya en la Ilíada se hacen referencias a ella. En la nave Argos se embarcaron personajes como Peleo (el padre de Aquiles) o Heracles, héroes pertenecientes a una generación anterior a los famosos Agamenón o Paris. Sin embargo, a pesar de la antigüedad de la historia, el poeta que mejor la ha plasmado fue Apolonio de Rodas, un alejandrino que vivió unos 500 años después de Homero. Tal vez esto explique porque las Argonaúticas (o, lo que es lo mismo, ΑΡΓΟΝΑΥΤΙΚΑ) tenga sólo IV cantos en comparación con los XXIV de la Ilíada, o porqué, al contrario de sus antecesoras, sea mucho más sincrética repleta de cultismos y referencias. En esta epopeya desaparece además el papel de los dioses y el protagonista, el tan extraño como atrayente Jasón, resulta bastante pavisoso si lo comparamos con Ulises o Aquiles  (aunque mucho más ligón, eso sí).
La narración comienza cuando Pelias, el rey de Tesalia (o Yolcos), comienza a temer que Jasón, hijo de su hermanastro, le quite el trono. Para acabar con él le manda que vaya a la Cólquide para que le traiga –nada menos– que el vellocino de oro. Como es fácil de imaginar, lo que Pelias quería no era la piel de un cordero, por muy “áurea” que pudiese ser, sino librarse de Jasón encargándole una prueba imposible. Como también es fácil de imaginar, Jasón regresará victorioso a Tesalia y será el nuevo rey. Y es que si no sucediera lo imposible en la literatura, ¿a quién le iban a interesar?
De esta manera, las Argonaúticas se construye como una narración de aventuras y un libro de viajes al mismo tiempo. Durante las dos primeras partes se relata el trayecto de la nave Argos por el Mediterráneo y las penalidades que sufren los viajeros. La geografía es específica, detallada con la erudición propia de la época alejandrina. Aunque la mayoría de los lugares nos resultan desconocidos, hay otros que podemos identificar (como la isla de Lemnos (Limnos), en la que los argonautas encuentran sólo mujeres después de que éstas expulsasen a sus padres, maridos e hijos). Jasón ya apunta maneras ligándose a princesa Hypsipyle a la que promete que regresará a buscarla y de la que pasará completamente cuando encuentre a Medea, de la que ya hablaremos más adelante.
Después de pasar las rocas chocantes (el estrecho del Bósforo) los Argonautas llegan a la Cólquide y son fríamente recibidos por Eetes. Lógicamente al rey no le apetecía dar a los extranjeros el vellocino de oro, así que les puso tres pruebas bastantes difíciles. Jasón debía uncir dos toros (o bueyes) gigantes para arar un campo y sembrar un diente de dragón. Después tenía que matar a los guerreros que surgiesen de la tierra y, por último, a un dragón o serpiente (una hidra en la famosa película de Ray Harryhausen) que nunca dormía. Jasón, un auténtico antihéroe, era incapaz de realizar estas pruebas por sí mismo, pero por fortuna y ayuda de los dioses, Medea, hija de Eetes y de profesión bruja redomada, se enamoró locamente de él y le dio filtros para convertirlo en invencible. Jasón consiguió de esta manera tan poco heroica robar el vellocino y juntos huyeron en un viaje delirante a Tesalia. Y digo delirante porque para volver a Grecia desde la actual Georgia, a los Argonautas no se les ocurrió otro trayecto que navegar por el Danubio hasta una supuesta desembocadura en el mar Adriático y después, volver hacia atrás y, a través del Po y el Ródano, llegar al mar Tirreno, pasar por el estrecho de Messina, Libia y por fin Tesalia (casi mejor mirar el mapa…). Hay una razón para este viaje que Apolonio nos narra apresuradamente (un solo libro frente a los dos que dura el viaje de ida), el temor de que las tropas de Eetes les alcanzasen y les robasen tan preciado trofeo. La obra acaba con la llegada triunfal de los Argonautas a Tesalia, ahorrándose la parte final de la historia que, si no conocéis, ya os la cuento yo. Jasón y Medea vivieron felices en su nuevo reino, pero ésta, que ya había demostrado que tenía un lado oscuro al traicionar a su propio hermano y pedir a Jasón que lo matase y despedazase, engañó a sus hijas para que asesinasen a Pelias. Expulsados por el crimen de Tesalia, probaron a vivir en Corinto con la mala suerte de que el mujeriego Jasón se enamoró de otra mujer despertando los celos de Medea. Ella (y esto es lo más horrible que nadie puede hacer jamás) asesinó a sus hijos sólo para putear a su marido. Esta última parte de la historia, mucho más dramática que la anterior, aparece en otras obras teatrales como la Medea de Eurípides o de Séneca. También en una película de Pasolini (algo mediocre, eso sí) en la que María Callas interpreta la malvada heroína clásica. Uf, qué de información. Se nota que se trata de todo un clásico.

la imagen superior procede también de la famosa película de Ray Harryhausen, Jason and the Argonauts

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Anuncios


Categorías:Europa, Grecia, Oriente Medio, Turquía

Etiquetas:, , , , ,

2 respuestas

  1. Para que tus textos sean leídos,y tu prosa esté dirigida a alguien te hago este comentario sin mas animo que el de decirte,que me leas y que tu casa no esta mal.Comete el foie del pato cebado.

Trackbacks

  1. Aquí empezó todo « Hombrerrante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía.

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: