La ciudad infinita (Estambul)

Llevo sólo un par de días en Estambul, pero ya tengo la certeza de que se trata de una ciudad que no puede aburrirme. Lévi-Strauss decía que había que fiarse de esas primeras impresiones, de las miradas alejadas que a veces son más reveladoras que la observación consciente y sistemática. Por eso, cuando ayer me senté al atardecer junto al pestilente cuerno de oro y vi como el reflejo del cielo, los coches y las luces sobre el agua creaban una especie de cuadro a lo Rothko (un Rothko, eso sí, oscuro y brillante, bizantino y postmoderno), pensé que aquella aglomeración de casas y continentes que se unían o separaban por el mar ocultaban en su interior, como muñecas rusas, otras ciudades.
Es cierto que esta sensación de multiplicidad se esconde en todas las grandes urbes, pero lo de Estambul es diferente. Ninguna ciudad del mundo está situada sobre dos continentes y, de la misma manera, ninguna bascula tan claramente entre dos culturas. Del consumismo devorador de Istiklal a los alminares y cúpulas de Fatih o Eminönü, la ciudad se nos presenta como interminable y destartalada, múltiple, laberíntica e inacabada.
El mar tiene mucho que ver en este juego de reflejos y de miradas. Los cargueros se desplazan desde Europa hacia Rusia entre los palacios de los sultanes y las diferentes partes de la ciudad se miran temiéndose, amándose, asombrandose de su belleza, su fragilidad o su poder.
Mientras el atardecer borra los contornos e ilumina las oscuras aguas del Bósforo, imagino que desde el otro lado alguien mira la ciudad que se levanta a mi espalda. Me gustaría saber qué piensa esta persona, si ve lo mismo que yo ,si se encuentra cerca (apenas unos cientos de metros) o muy lejos (en otro continente, en otro mundo, en otra ciudad).

¿Dónde está este lugar?

Anuncios


Categorías:Estambul, Oriente Medio, Turquía

Etiquetas:

2 respuestas

  1. Y ahora, yo viajo a través de estas palabras. Yo que estoy de viaje hace ya más de ocho meses y empiezo a sentir ¿la nostalgia del regreso? me lleno de ganas sentada en esta incómoda silla de inquilina, especialmente por los colores, por los aromas de los que no hablás, por la simple circunstancia de tu estado de contemplación.

  2. …A veces volver es también un viaje y tienes que adaptarte a tu ciudad, tu familia, tus amigos… Parece incluso que, en lugar de en casa, te encontrases en un lugar lejano (por qué no Estambul?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía.

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: