Mis amigos los Sadhus

mi amigo el Sadhu sacando la lengua

Nadie sabe de dónde vienen, adónde van ni cual es (de tenerla) su orientación sexual. Aunque sean mis amigos tampoco yo sé mucho de ellos. Ni siquiera estoy seguro de que esta entrada os permitirá conocerlos de verdad. O tal vez sí: leedla. En serio.

¿Pero quienes son los Sadhus, os preguntaréis? Yo tampoco sabía de su existencia hasta que fui al norte de la India en busca de lagos sagrados. En las alturas del Himalaya, cerca de las montañas donde vive Shiva, me los encontré fumando y dibujando círculos en la frente de los que pasaban por ahí. Son tipos delgados, con barba larga, caras pintadas y unas túnicas naranjas que les sirven igual para vestirse que para arroparse cuando duermen. Comen por ahí y duermen por allá sin saber qué día es ni qué van a hacer la próxima semana. Los indios los llaman babá, y se supone que son místicos, yoguis o sabios, pero no sé quien piensa esto. Se supone, simplemente.

Es posible que pasen a tu lado sin decirte nada, o que te digan algo y desconfíes de ellos; pero es parte de la experiencia de todo viajero en la India enfrentarse alguna vez a su mirada. En otro lugar tal vez tendrías miedo si alguien te observase con tanta intensidad, pero con un Sadhu indio ni siquiera llegas a pensar en eso. En eso ni en nada, ya que literalmente te hipnotizan. No solo te pararás a hablar con ellos sino que, si te lo piden, te irás a su tienda a tomar un chay, fumar unos porros (ellos nunca invitan, aviso) y puede que incluso gritar a su lado Bam Bam Bholé (‘nuestro Dios Shiva’). Es cierto que sus ojos tienen un destello turbio, pero también una inquietante profundidad que marca la diferencia entre la pobreza y la mística. Así son los Sadhus: espirituales o desgraciados, locos o sabios. Conocerlos es quererlos.

No hay día en que no piense en el tiempo que viví a su lado. ¿Dónde estará ese babá de barba amarillenta que me bendijo con ceniza una mañana de agosto? ¿Y ese otro que vio la fuerza de Shiva en mi rostro? Recuerdo especialmente a uno muy alto que, al despedirnos, me preguntó por qué tenía tanta prisa por volver a Europa. Tengo que trabajar, le respondí, y él se rió haciéndome ver la superficialidad de lo que yo tenía por importante. Vosotros pensaréis como yo entonces: que ese tipo no tenía ni idea de la vida real. Pero a veces me parece que es justo lo contrario. Que a veces deberíamos, como ellos, recorrer el mundo con los pies descalzos. Y si no me creéis, preguntadles a mis amigos los Sadhus o, aún mejor, pasad con ellos una tarde. Solo entonces entenderéis lo que digo.

Fotos de Helmut Schadt y Miguel Cubillas

¿Dónde está este lugar?

Anuncios


Categorías:Uncategorized

8 respuestas

  1. José’nin estás en extasis! yo hoy casi dejo de hablar para siempre, pero voy a empezar por descalzarme e ir al corral, ¿civilización aquí? ¿donde?

    • Bueno, me refería a Turquía más que a España como país civilizado 🙂
      Me preocupa que no quieras hablar nunca más, acaso no tienes nada que decir? No lo creo…
      Un abrazo!

      • jaaaa bholeeee….
        Desde luego,la meditación del sadhu de mingo en aquel hotel en pahargan, no nos deja indiferentes…esa mirada,esa cólera…la cólera!
        Aun recuerdo esas atroces máscaras.

        Desde luego pareces salido del mismisimo vientre de Parvati, bajo los auspicios de Shiva.
        Bambolheeeeeeeee!
        Sadhus del manu mahesh!

  2. JAJAJA

    qué buena la foto! Si hubieras cruzado las encrespadas vertientes del Himalaya que desembocan en Pakistán y llegado a la frontera de Afganistán esa foto tendría otras connotaciones. Seguramente el Corán sería tu guía, Mahoma tu profeta y Osama tu mentor…

    • O tal vez podría ser un Sadhu Charles Manson, quién sabe. A veces lo divino y lo demoniaco están muy cerca, sólo hay que mirar algunos dioses hindúes como kali para comprobarlo. Eso si es cólera. Me da más miedo que las ratas de Pahargan.
      Un abrazo!

  3. Han evolucionado hasta despojarse de todo. Tal vez leviten cuando no los veamos y su próximo estado será convertirse en luz pura. Saludos.

  4. hola muchacho.conociste alguna mujer sadhu??
    existen? porque no he visto ni sabido de ellas

    • La verdad es que nunca me encontré con ninguna, ahora que lo dices. Me parece que la India, aunque no lo parezca al principio, es una sociedad muy compartimentada por sexos y castas. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

yosoytuprofe.wordpress.com/

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: