la gran aventura suburbana (I)

foto

Aunque nunca ha entendido del todo a Beuys (pronúnciese Boys), el profesor de universidad con aspiraciones landartísticas se pone un sombrero en su honor y ensaya la cara de pena. Ha pensado incluso en embadurnarse la cara con miel y polvillo de azulejo de Iznik, pero al final le ha parecido un poco excesivo. Lo que más le gustaría sería darse una vuelta por el campus explicando Estambul a una liebre muerta, pero tiene miedo de que la dirección de la universidad no entienda el sentido de la obra. El profesor de lenguas extranjeras ha decidido que es mejor si su gesto es más bien discreto. Caminará sólo, solo, pero, eso sí, de la manera más (land)artística posible.

Hace unas flexiones, se peina un poco. Los exámenes se quedan en el cajón, tiene veinte liras en el bolsillo, ningún mapa. Se pone la mochila con el logotipo de la universidad y cierra la puerta del despacho. Cuando sale de la facultad se sorprende al descubrir que, incluso en ese rincón tan apartado de Estambul, ha llegado la primavera.

El profesor excéntrico se pone sus gafas antirayos UVA y camina entre alumnos que beben Coca Cola, se mensajean con los móviles, juegan al frisbee. Estamos al final de curso, el césped está recién cortado y apenas huele a ácido acrílico. Se siente tan feliz que le dan ganas de tumbarse un rato junto aquella juventud guapa, moderna y adinerada. Lo haría, pero tiene una misión que cumplir. Cada vez más convencido de lo que está a punto de iniciar, deja atrás los alumnos y los edificios y sigue descendiendo por la pradera. Un poco después de la biblioteca, las escaleras dejan paso a un caminillo hecho de unos pocos pasos, el mismo que descubrió este invierno, un día que llegaba tarde a clase. Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de realizar la acción que, a fuerza de pensarla una y otra vez, se ha transformado en su particular aventura suburbana. Ahora que está a punto de iniciarla no está seguro si será una gran obra artística o una mera excentricidad. Llegados a este punto, lo único que importa es que está dispuesto a consumarla.

Pero antes siquiera de empezar, el profesor explorador debe superar el primer obstáculo. El rectorado y las verdes praderas; la cafetería, la residencia de estudiantes y el lago artificial están, como no podía ser de otra manera, cercados. La valla tiene sensores y, aunque está pensada para que no entren elementos extraños (lo que no incluye las emanaciones de las fábricas cercanas), cumple asimismo la misión de evitar que los alumnos y los profesores se fuguen. No le parece que saltarla le acarree ningún bien a un trabajador part-time como él. Es mucho más conveniente pasar como todo el mundo, por el control de seguridad. No debería ser un problema, pero desde que en su adolescencia le pillaron en el Carrefour con unos CD se siente incómodo cuando cruza este tipo de fronteras. Ya no lo hace, lo de robar, pero, tal vez por los actos reprobables que sin duda ha cometido, no puede evitar poner cara de culpable.

Así que es mejor que no piense mucho. Al colocarse el sombrero a lo Beuys (pronúnciese Boys), se siente un poco más seguro. Aprieta el paso y los seguratas no le dicen nada cuando pasa delante de ellos balanceando los brazos. Lo miran, eso sí, sin saber cual es el protocolo que deben seguir para alguien que, realizando un acto transgresor, novedoso y cargado de esteticismo, sale por primera vez en la historia de la universidad por la puerta, andando.

La foto superior es la de una universidad turca, y la inferior es una obra de Francis Alÿs en la que cruza la frontera entre Israel y Palestina vertiendo un poco de pintura verde.

Anuncios


Categorías:Estambul, Turquía

Etiquetas:

5 respuestas

  1. Hola Jose,

    Pienso que tu cuento es muy divertido y creativo; me gusta mucho el flujo de los pensamientos del profesor. Beuys es un caracter interesante tambien; no podemos ver profesores como el en las universidades hoy. Pero tu cuento me motiva; puedo caminar con miel y polvo azul en la cara por el campus de Boğaziçi. Probablemente la seguridad va a pensar que yo celebro la victoria de Fenerbahçe ☺.

    Me encanta leer tu blog. No entiendo todo, pero lo intento. Es muy bueno para mi desorollo lingüistico y intelectual tambien.

    Bahar ( una estudiante previa de Cervantes)

    • Hola Bahar!
      Me alegra que leas el blog. Imagino que puede ser difícil de entender para un estudiante de español, pero no te preocupes, yo a veces tampoco lo entiendo muy bien 🙂
      No había pensado en lo del Fernerbahçe, pero puede ser una buena idea para las próximas aventuras. Un saludo, y hasta la vista!

  2. Hola José´nin. No dudé por un instante que el profesor salvaría las barreras. Saludos.

  3. Seguiremos discutiendo si el acto es en sí una obra de arte. Sobre el post no hay duda.

Trackbacks

  1. la gran aventura suburbana (II) « Hombrerrante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía.

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: