Fotos antiguas (I)

Enver Pasha, 1881?-1922

La primera fotografía del pachá Enver que he encontrado es, como no podía ser de otra manera, uno de esos retratos relamidos y artificiales tan típicos de principios del siglo XX. Con el uniforme impecable, una mano en el fusil y la otra a punto de llevarse unos catalejos a su rostro preocupado (tal vez por el futuro de la patria), en ella poseía ya una actitud decidida a pesar de su juventud. Enver, que entonces debía de ser un recién llegado al tercer ejército otomano, se nos presenta en un campo de batalla de cartón piedra, serio y profundamente imbuido del ideal militar que dominó Europa durante gran parte del siglo XX. La he escogido para empezar porque me da la sensación de que, a pesar de los numerosos fracasos que jalonaron su carrera, Enver se visualizó durante toda su vida de una manera similar a como le vemos en esta primera foto de juventud: como un héroe viril, romántico y (por qué no decirlo) algo edulcorado.

Enver tiene muchísimas más fotos de este tipo y, a pesar de lo complicado que sería hacerse una a principios del siglo XX, es muy fácil encontrar un buen número de ellas solo con teclear su nombre en internet. O buscando en los libros que se han publicado en los últimos años sobre él en Turquía. O incluso, si el tema empieza ya a obsesionarte, como es mi caso, acercándote a la casa de su nieto en Ankara para que te enseñe todo el montonazo que conserva. Como si se tratase de uno de esos personajes públicos de la actualidad que igual se hacen un selfi en una reunión importantísima que en el concierto de su grupo preferido, es posible encontrar fotos de Enver en las situaciones más dispares. En una le tenemos muy digno subido en su caballo, en otra muy serio junto a sus admirados oficiales alemanes, en otra más completamente concentrado escribiendo cartas que, sin leerlas, se ve a la legua que son importantísimas para el futuro de la nación.

despacho-pequeno

Enver en su despacho, sin desprenderse ni un minuto de su sempiterno uniforme militar.

De esta manera, una y otra vez nos encontramos con el mismo hombre entregado al deber y a su causa (la que tocara en aquel momento, ya que fue cambiando). Pero,  ¿qué digo hombre? Enver se trataba de un verdadero prohombre poseedor de tal fuerza y carisma que, como me confesó su nieto, solo cabría compararle con el Tom Cruise de El Último Samurái.  En cualquier caso, nacido en un momento en el que el poder no tenía la necesidad de mostrarse cercano y enrollado, como pasa ahora, las imágenes que Enver nos ha dejado para mostrar su excelencia son en  su gran mayoría rígidas y envaradas, muy poco naturales. Al mirarlas después de tanto tiempo da la sensación de que en ellas  no pretendía exponerse sino, por el contrario, ocultarse tras una estudiada representación del éxito y el poder. Tras una máscara que hoy en día nos parece demasiado fría y algo inquietante.

3771843

Cigarrillos Enver bey, el verdadero sabor turco.

Es cierto que tal vez nada de esto sea tan extraordinario. Como tantos otros políticos de su época (y todo tipo de personajes hoy en día) Enver buscó siempre los focos, la notoriedad y, de alguna manera, también la fama sin preocuparse de qué debía aparentar para conseguirlo. Durante un tiempo su impostura se le dio bien, esa es la verdad. Aparecía en las portadas de los periódicos y hasta una marca de cigarrillos alemana (y eso que no fumaba) eligió su nombre como publicidad(1). Llegó a ser ministro de la guerra del Imperio otomano y parece ser que la que fue su mujer, la sultana Naciye, de familia real, se prometió con él conociéndolo únicamente por sus fotos y su fama de héroe, que era lo que emocionaba a las adolescentes antes de que existieran los cantantes de pop. Pero al igual que sucede con los personajes de moda de la actualidad, seguimos sin saber qué se oculta detrás de estas imágenes, hoy amarillentas y repletas de polvo, y de las envejecidas historias de gloria, sacrificio y lucha en las que Enver soñó vivir y que, sin embargo, no han servido para reservarle el papel que sin duda creyó merecer en la historia de Turquía.

(continuara) 

enverpasha

Con esta mirada tierna Enver nos quiere encandilar a través de los años. Pero que no os engañe. Cuando quería podía ser muy pero que muy cabrón.

(1) ¿Os imagináis hoy en día una marca de cigarrillos llamada Recep Tayyip Erdoğan?

Anuncios


Categorías:Oriente Medio, Turquía, Uncategorized

Etiquetas:, ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. Fotos antiguas (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

yosoytuprofe.wordpress.com/

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía.

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: