La Iglesia de los Santos Apóstoles de Constantinopla

La Iglesia de los Santos Apóstoles de Constantinopla en una miniatura bizantina.

Para llegar al monumento más impresionante de Estambul tenemos que partir de Sultanhamet y seguir la vía del tranvía hacia el oeste de la ciudad, a través de la calle del Mese. Pasamos por el foro de Constantino, y de Teodosio, llamado también ‘del toro’, para torcer a la derecha un poco más adelante, en el llamado Philadelphion. Debemos estar muy atentos ya que durante todo el trayecto es posible ver infinitud de huecos dejados por los pórticos y los arcos, decenas o cientos de columnas que sostienen bustos desaparecidos de emperadores. Como siempre pasa en la ciudad, hay que tener cuidado con el tráfico al cruzar el foro Amastriano que, al no quedar descripción fiable, podemos imaginar como nos plazca. A nuestra izquierda, se yergue la inexistente iglesia de San Polieucto, muchas de cuyas columnas decoran en la actualidad la plaza de San Marco de Venecia. Ya nos queda poco. Siguiendo la vía que lleva a la puerta de Carisio, está ya allí, a la derecha, sobre la cuarta colina de la ciudad. Se trata de la conocida iglesia de los Santos Apóstoles. Si no la ven no es porque la oculte algún edificio sino porque no queda nada de ella.

Pero que ya no exista no quiere decir que no podamos visitarla. Para ello hay que subir las escaleras y llegar al jardín de la grandilocuente mezquita de Fatih, el Conquistador. Más o menos (eso se deja en la percepción de cada uno) la iglesia de los Santos Apóstoles debería estar exactamente en el lugar que ocupa el templo musulmán. Al parecer estaba ya en ruinas cuando Mehmet II ordenó destruirla para levantar una mezquita digna de honrar su victoria. Como se puede ver, no lo consiguió, y se cuenta que se enfadó tanto que mandó cortar las manos del arquitecto que la había construido.

Sin embargo, si bien la mezquita nos decepciona con su fisicidad, la iglesia de los Santos Apóstoles no puede hacerlo en su ausencia. Acerquémonos a la puerta del templo y quitémonos los zapatos para entrar en el recinto sagrado. Es necesario un rato para acostumbrarnos a su silencio y sus dimensiones. No podremos verlos, pero por todas partes pasean clérigos tonsurados y pálidas emperatrices,patriarcas vestidos de oro y jóvenes emperadores dominados por sus regentes. En la quietud del templo la iglesia de los Santos Apóstoles debería comenzar poco a poco a revelar su superposición de estructuras inexistentes.

La cúpula de la mezquita de Fatih engaña, y debemos imaginar la iglesia, que los especialistas aún no se han aclarado si tenía planta en cruz griega o latina, mucho más baja y alargada. Sabemos de ella que fue mandada construir por Constantino y ampliada por Justiniano, que antes del brutal saqueo de los cruzados la iglesia era rica en mármoles y en oro. Sobre nosotros, en cúpulas que estaban oscurecidas por el humo de cientos de velas, no se ve ya el enorme Pantocrator que advertía a los cristianos que hasta sus más leves faltas serían juzgadas. Aunque lo importante no son estas cúpulas hipotéticas, sino los vacíos que quedan bajo nuestros pies o, mejor dicho, a nuestro alrededor. Usada desde su fundación para enterrar a los basileus bizantinos, grandes sepulcros ocupaban los lugares donde en la actualidad los musulmanes se arrodillan para rezar. De ellos solo quedan en el museo arqueológico de Estambul tres completos, en el patio, y los restos de otro que alguien ha catalogado como ‘fragmento del sarcófago del emperador Constantino el Grande(?)’. Pero el primer emperador de la cristiandad no fue el único enterrado en alguno de estos lugares. También lo fue Teodosio, Justiniano y Heraclio, un par de Basilios y bastantes Leones (todos ellos iconoclastas). Ya no queda nada de ninguno de ellos, y mentiría si dijera que es posible escuchar sus voces. Podemos como mucho imaginarlas preguntándose en su griego ornamentado y arcaico si la doble naturaleza de Cristo es o no un anatema.

Quedan otros restos de la iglesia que tal vez deban visitar. Hay dieciséis columnas en el Tabhane de la mezquita, un dibujo de su silueta en un códice del Vaticano y algunas de sus riquezas repartidas en las iglesias de Venecia, Amalfi y Padua. También libros sobre excavaciones arqueológicas en la zona, descripciones de viajeros antiguos y hasta una reconstrucción en 3D que se puede consultar en internet. Pero yo les recomendaría que, viendo lo poco que han logrado los arqueólogos e historiadores, no se esfuercen por completar lo que falta. Por una vez admiren lo más importante que la iglesia nos ha dejado: su vacío. Comiencen desenfocando su mirada o, si esto les resulta difícil, cierren los ojos y traten de dejar la mente en blanco. Lo importante es que se dejen arrastrar por la ausencia, que sientan que su pequeñez e insignificancia es aniquilada por un vacío infinito. Si la Historia ha acabado con la iglesia de los Santos Apóstoles y los sepulcros de sus emperadores, es bastante probable que lo haga también con ustedes. Tienen toda la razón: es una verdadera pena que el paso del tiempo vaya acabando con tantas y tantas cosas tan valiosas.

Ives Klein Salto al Vacío 1960

La primera es una de las escasas imágenes de la Iglesia de los Santos Apóstoles, conservada en un manuscrito bizantino.

La segunda es la famosa foto de Yves Klein llamada “salto al vacío”.

Anuncios


Categorías:Uncategorized

Etiquetas:, ,

3 respuestas

  1. Pido para poder volver a clases y sanarme para poder volver a mi vida normal gracias

  2. el post, como todos fenomenal, pero esa foto de porquería es a lo que le llaman arte moderno.

    • Gracias por los comentarios. Me gusta que te guste lo que escribo, aunque no sé por qué la foto te parece una porquería. Yves Klein es uno de los artistas más notables del siglo XX. Aunque no te interese el arte, al menos le reconocerás su valía por haber inventado el famoso azul Klein 😉 Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

yosoytuprofe.wordpress.com/

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: