Los edificios más feos de Madrid (I): la catedral de la Almudena

relaxing cup of café con leche

Madrid posee grandes y variados truños arquitectónicos, pero vamos a empezar este recorrido del horror por el mayor de todos ellos. No, no me refiero a las cuatro torres desproporcionadas de la Castellana, tampoco a las torcidas, las KIO, ni al obelisco dorado de Calatrava que las acompaña. En esta ocasión vamos a hablar de un edificio que (al menos a mí) me da mucha más pena: la malograda catedral de la Villa y Corte. Sed sinceros: ¿habéis visto alguna vez un templo más feo en vuestra vida? Seguro que no.

La catedral en cuestión está dedicada a la Almudena, una virgencita (llamada al-mudayna, por lo del mestizaje) que los cristianos encontraron oculta entre los muros al conquistar la ciudadela árabe. El lugar donde fue hallada la talla, la cornisa del Manzanares, es el punto más alto, simbólico y antiguo de la ciudad, y es allí, para empañar los bellos atardeceres madrileños, donde arquitectos de dudoso gusto han ido construyendo durante siglos esta mole grisácea con forma de iglesia.

Pero, ¿de dónde surge semejante dislate? Supongo que la culpa fundamental la tiene la propia naturaleza de Madrid y sus orígenes. Por si no lo sabéis, Magerit (que era así como se llamaba esta ciudad) era un pueblo castellano cualquiera hasta que de la noche a la mañana, y por deseo del rey, se convirtió en la capital de un Imperio donde nunca se ponía el sol. La ciudad surgió prácticamente de la nada y se desarrolló rápidamente, lo que explica su tendencia a la  desproporción, la pretensión y la sobriedad capitalina. Sin embargo, este argumento no sirve completamente para explicar la fealdad de la Almudena, que tiene también otros motivos. Aunque la corte se trasladó aquí a finales del XVI, la sede de la Iglesia siguió estando durante siglos en Toledo (esta sí con una bonita catedral) y hasta el XIX Madrid no contó con su propio arzobispado. La Almudena, entonces una pequeña iglesita renacentista, fue en ese momento derribada y se comenzó a construir, por fin, una catedral como Dios manda. Claro que el XIX no es un buen momento para el arte eclesiástico en general ni para el español en particular. No es un buen momento tampoco para las finanzas del Estado ya que durante este siglo España perdió prácticamente todas y cada una de sus colonias y entro en una crisis que ríete tú de la del 2008. Sin poder pedir un rescate al Banco Central Europeo, que no existía, las obras se retrasaron tanto que acabó siendo consagrada hace poco más de veinte años, en 1993. Sí. Sí, Madrid, la flamante capital del Estado, no tuvo catedral hasta hace (como quien dice) tres días. Por mí podría no haberla tenido nunca.

Esto está muy bien, os diréis, ¿qué es lo que hace que el templo resulte tan horroroso? Aparte de su piedra, un granito gris que contrasta con el del cercano Palacio Real, de mucha mayor calidad, es criticable por su pesadez, su desproporción y su mezcla de estilos (sorprendentemente, la Almudena logra ser fea en todos ellos). La cripta (lo único decente de todo el conjunto) es neorrománica, la fachada (con un remate neobarroco, para dar un poco de vidilla) neoclásica, el interior neogótico (decorado con imágenes neobizantinas, por supuesto) y la cúpula (la gran cagada del conjunto) recuerda a un palacete francés del XVIII (hay quien lo define también como neobarroco, quién sabe). Alguien podría llamar a esta superposición eclecticismo, pero no nos engañemos. Es una chapuza monumental.

Para acabar de rematar todo este despropósito (del que solo me gusta el interior colorista y kitsch decorado por Kiko Argüello, líder sectario, amigo del arzobispo de Madrid y pintor bizantino-pop en sus ratos libres), se está terminando de construir a sus pies, al lado de la cuesta de la Vega, un edificio con todas las papeletas para afear aún más el conjunto. Se trata de la gran apuesta para el turismo de Madrid después del desastre del relaxing cup of café con leche, un caro museo de Colecciones Reales en el que sospecho no aparecerán los trofeos africanos ni las prótesis de cadera de nuestro monarca, sino únicamente coches de caballo, tapices y esas “baratijas” de las que se rodean los reyes. Este edificio, al que para terminar con los neoestilos podríamos definir como neomoderno (aunque en mi opinión le pega mucho más el prefijo pseudo-), es una mole de una geometría aburrida, blanca y sin detalles, construida disimuladamente, como si los madrileños no nos fuéramos a dar cuenta del nuevo bodrio que han añadido a la ciudad. Por un momento me gustaría volver a tiempos de Goya y ver la cornisa del Manzanares como en sus cuadros, solo con el Palacio Real y la iglesia de san Francisco el Grande, una de las más bonitas de Madrid. Ah, ¡sería tan bonito!

san-isidr.blogo


(pincha en la imagen para verla más grande)

Anuncios


Categorías:España, Europa, Madrid

Etiquetas:, ,

2 respuestas

  1. Muy de acuerdo, la Almudena es bien fea. No hay que irse a París, cualquier catedral de España como la de Burgos, la de León, Santiago de Compostela, etc. son un bellezón al lado de semejante bloque de hormigón… Un saludo

    • Sin duda, yo creo que es la catedral más fea de… No se si del mundo, pero de Europa sin duda. A mí entre las españolas me sigue encantando la catedral de Toledo, que me parece única en muchos aspectos. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

EspaiViajero

LA VUELTA AL MUNDO EN UN SOLO BLOG

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

elblogdejavy

Ideas, pensamientos y un poco de todo por diversión...

Hermann Heilner

Filosofía, historia y poesía.

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Juanjo López

Blog de fotografía y viajes

Arquitextos

Digital papér

Con el corazón en la mano

"Poesía es hablar con el corazón en la mano."

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

A %d blogueros les gusta esto: